Cómo divertirse con escorts en Barcelona

Una guía de la Barcelona sexualmente canalla comienza con la pregunta habitual: ¿local o turista? Los segundos, los visitantes internacionales, confluyen en torno a los locales nocturnos más famosos de la ciudad. El rey entre ellos es Bacarrá (Borí i Fontestà, 25). El club pilotado por Jaime Vega y José Jacinto Espelta capta al público extranjero y tiene espectáculos y shows. Si sale acompañado, su pareja le cobrará unos 400 euros por hora.

La primacía del rey de la noche barcelonesa se ha visto amenazada recientemente por un competidor: el Blue Night. El bar de Juan Balcells, en Beethoven 15, ha abierto para arañar clientes a sus rivales, como barcelona escorts vip. El resultado es una lucha entre ambos con estridencias de todo tipo que aún no han escrito su último capítulo. ¿En el ámbito comercial? «Vacío la mayor parte de la noche, activo a partir de la medianoche», describen fuentes del sector.

Dónde encontrar escorts vip en Barcelona

Sin salir de la bonita zona de Barcelona se encuentra el Felina (calle Can Bruixa), que se describe como una casa de citas. En el sector está bien considerada por sus tarifas justas y su discreción. «Precios rápidos e instalaciones adecuadas. Juega limpio y no paga comisiones a los taxistas, como otros», describe un rival.

También en el distrito de Sarrià-Sant Gervasi, PussyCat Club es uno de los que juega en el campo de los visitantes internacionales. Villa Lola, también situado en la calle Sagués, es del mismo propietario y ofrece servicios similares: transporte amistoso y servicios para eventos. Promete novedades en el futuro.

La alianza entre China y España para vender sexo en Barcelona se centra en los pisos. Es el caso del lupanar del Passatge d’ Utset, fuertemente criticado por sus condiciones higiénicas y por lindar con un templo de los Testigos de Jehová. La misma mala fama ha adquirido el piso de la calle Urgell, uno de los decanos de Barcelona y que se ha visto desbordado por la feroz competencia. «Están destrozando los precios y no respetan nada. Las escorts asiáticas han roto el equilibrio del negocio», critican los empresarios del sector.

En la distribución de los clubes de alterne de Barcelona sobrevuela una idea: la etapa de los excesos ha terminado. «El ajuste ha sido muy fuerte. Ahora es el momento de actuar bien. Nos acordamos de aquel empresario que se dejaba 6.000 euros cada noche en un conocido local que ya ha cerrado. Conoció a todas las chicas y luego las convenció para llevárselas y montar su propio club a golpe de talonario», explica otra fuente.

En estas coordenadas se sitúa el juicio contra Night Beach y Fuego, los dos mayores prostíbulos de Barcelona, que los Mossos d’ Esquadra cerraron en 2014. «Vivían de los excesos. Comisiones a taxistas que obligaban a aumentar el capítulo de ingresos. Esto les llevaba a sedar presuntamente a los clientes y a robarles, según cree el fiscal. La etapa de los fajos de billetes terminó hace dos años precisamente en la operación contra los lupanares de la calle Córcega y Valencia. La policía autonómica encontró dos millones de euros en efectivo en el falso techo de uno de los empresarios. El acusado tenía su propio carril de taxis frente a su local. No se imputó a nadie del ayuntamiento.